Hotel Villa Rosa – Positano (Italia)

Querid@ Viajer@

Hoy viajamos a Italia, este bello país con tal cantidad de patrimonio cultural que se necesitarían varias vidas para verlo todo. Por ello, hoy haremos una selección particular de un hotel con encanto en una de las zonas más emblemáticas de la costa italiana: La Costa Amalfitana. El viaje comienza en la caótica e imprevisible Nápoles y puede acabar donde uno decida, en mi caso acabé el recorrido en Sicilia ya que la ventaja de ir en coche es la libertad de moverte hasta donde puedas o quieras y si es un descapotable al estilo de las películas italianas de los años 50, lo recordarás toda la vida. Un viaje, francamente, muy recomendable.

Dentro de la Costa Amalfitana, en la Región de Campania, en el Golfo de Salerno y a unos 40 kms de Nápoles, uno de los puntos de parada obligada es Positano, un pequeño pueblo construído en la roca, con casitas de colores y pequeñas callejuelas empedradas.

Allí, entre otros muchos hoteles interesantes y glamourosos como Le Sirenuse, se encuentra el Hotel Villa Rosa. Una pequeña estancia familiar con pocas habitaciones, bien situado con respecto a la playa, las tiendas y las calles principales. Las habitaciones son sencillas, decoradas en blanco, con elementos florales como protagonistas y con rosas frescas cada día. Todas las habitaciones dan al mar por lo que disponen de una pequeña terraza. Y otro detalle muy importante (y aquí es donde está el valor añadido de este hotel) el desayuno lo sirven en la terraza de cada habitación ¡un auténtico placer! ya que las vistas de Positano tanto de día, frente al inmenso Mar Mediterráneo como de noche contemplando las pequeñas lucecitas encaramadas en la montaña de este pintoresco puebl, son simplemente fascinantes. Los baños son sencillos pero nuevos y limpios, con azulejos fabricados en Vietri sul Mare.

Actualmente los precios de la habitación en su web oscilan entre los 185€  y los 310€ del apartamento.

Para continuar el viaje, hay que pasar por Ravello, alojarse si es posible en alguno de sus maravillosos hoteles (Palazzo Sasso, Caruso o Villa Maria), por supuesto parar en Amalfi y disfrutar de sus pequeñas tiendas de gastronomía italiana y llevarse un buen Limoncello en la maleta.

Lo mejor: Positano, la comida de las Trattorias y restaurantes, las vistas, el desayuno frente al mar y la llegada en coche por las escarpadas montañas.

Lo mejorable: las playas de la zona son de piedra

Hotel Le Telfair (Isla Mauricio)

 

Imagen

Querid@ Viajer@

Hoy viajamos hasta el Océano Indico. Allí, a 8.865 kms de distancia desde Madrid, se encuentra Isla Mauricio, un paraíso perteneciente al archipiélago de las Islas Mascareñas.

Situado a una hora aproximada del aeropuerto Sir Seewoosagur Ramgoolam, a 43 kms al Sudeste de la capital Port Louis, en la costa sur de la isla, se encuentra este maravilloso hotel: Le Telfair. Con 158 habitaciones, 11 restaurantes, 1 Bar-lounge, SPA  y una maravillosa piscina que ocupa gran parte del jardín es sin duda una de las joyas del Indico donde pasar unas deliciosas vacaciones, luna de miel o simplemente por que sí.

Construido en medio de un jardín subtropical muy bien cuidado y localizadas en edificios blancos de dos alturas, las habitaciones son extraordinariamente amplias, con un estilo colonial criollo muy interesante. El baño con bañera y ducha independiente, está separado de la habitación únicamente por una ventana.

El servicio es excelente, siempre con una sonrisa en la cara, atentos a cualquier necesidad y cuidando los detalles al máximo tanto en la habitación con las flores sobre la cama, las amenities etc como en los variados restaurantes.

Recomendable alquilar bicicletas y salir de la zona turística con un guía para conocer lugares que por tus propios medios nunca visitarías. Es una manera excepcional de conocer una parte del país y de su realidad, sus casas, el cementerio, las tiendas de abastos, la escuela. También jugar al golf es una excelente alternativa, situado a escasos metros del recinto y con hoyos cerca del mar.

Recomendable también salir al mar en una lancha del hotel para hacer snorkel y ver de cerca los corales y el fondo marino. Dar largos paseos por la inmensa playa de arena blanca y al anochecer, cenar en uno de sus restaurantes de la playa iluminado por velas mientras el imponente sol se esconde sobre el mar. Realmente único.

Lo mejor: el servicio, la variedad de restaurantes, el enclave, la sensación de quietud.

Lo mejorable: el tiempo de espera para hacer check-in a la llegada, por decir algo.

http://www.heritageletelfair.mu

The Chocolate Boutique Hotel (Reino Unido)

Querid@ Viajer@

Hoy no voy a hablar de un hotel donde yo haya estado y no por falta de ganas. Este es un hotel que me ha llamado poderosamente la atención al ser temático sobre el chocolate: The Chocolate Boutique Hotel.

Situado en Bournemouth, al sur de Inglaterra y cerca de la costa, es un lugar típico de veraneo para los británicos pero a un paso de la costa francesa.

Todo empezó en 2001, cuando Gerry and Roo comenzaron en el mundo del chocolate, comercializando fontanas de chocolate que alquilaban para eventos, bodas, empresas etc. Emplazado en una casa victoriana restaurada, posee 13 habitaciones, todas ellas decoradas en tonos marrones, haciendose eco del tema del hotel. Cada habitación posee un nombre relacionado: The Monteczuma Suite, The Cocoa Bean o Seventy percent.

Los precios son bastante moderados para lo que se espera de un hotel de estas características: entre £95 y £170, incluyendo desayuno, acceso a WiFi, cargador de iPod, servicio de café y té y por supuesto, chocolate a diario servido en la habitación.

El hotel posee también un Spa con chocolaterapia con precios también bastante asequibles, entre £25 y £35. Dispone asimismo de salas para pequeñas reuniones, la posibilidad de alquilar el hotel entero para un evento privado, y organiza Workshops temáticos sobre el chocolate o la creación de trufas belgas.

Lo mejor del hotel: la temática, el emplazamiento, la decoración y sus precios asequibles. Dispone de un folleto en pdf descargable.

Lo peor del hotel: tiene una web que vende poco a primera vista, se le podría sacar más partido y hacerla más atractiva al visitante.

The Chocolate Boutique Hotel, 5 Durley Road,
Bournemouth, Dorset, BH2 5JQ
http://www.thechocolateboutiquehotel.co.uk

 ImagenImagenImagenImagen

The Royal Livingstone – Zambia

Querido viajer@

Hoy nos vamos a Africa, un continente que sin duda no deja indiferente a nadie. He tenido la gran suerte de trabajar para una empresa sudafricana lo que me ha permitido viajar a este bello país y a otros países colindantes en diferentes ocasiones.

Por eso hoy vamos a empezar por la joya de la corona. Un lugar único, en un espacio único, para unas vacaciones únicas. ¡Nos vamos a Zambia!

En el Parque Natural de Mosi-Oa-Tunya (el humo que cruje), se encuentra enclavado The Falls Resort, dos buenos hoteles para diferentes tipos de públicos. Nos centraremos en uno, The Royal Livingstone. Un hotel colonial decorado con un gusto africano exquisito.  Situado en la orilla del rio Zambezi, el cuarto río más grande de África que justo en esta zona alcanza los 1.7 kms de ancho y que, a escasos metros se convierte con su espectacular caída en las Cataratas Victoria,  que ocupan la 4ª posición dentro de las Cataratas más altas de la Tierra.  Descubiertas en 1855 por el Dr. Livingstone, las dio este nombre por la Reina Victoria.  Fueron declaradas Patrimonio de la Humanidad por la Unesco en 1989.

Pero volvamos al hotel. Para acceder a él, hay que volar desde Johanesburgo (Sudáfrica) en un vuelo a Livingstone que dura 1h25min. Tan sólo unos minutos antes del aterrizaje en Zambia, se divisan las Cataratas el fuerte humo provocado por la fuerza del agua al caer) que se eleva entre 400 y 800 metros. Una vez pasado el control de aduanas, nos dirigimos al hotel que se encuentra a 20 minutos en coche.

Lo primero que nos sorprende es su hall de entrada: no tiene puertas, esta abierto por los cuatro costados. Y es que en Zambia disfrutan de clima ecuatorial, con estación seca y estación húmeda pero nunca baja la temperatura de los 20 -23ºC. Además, al estar en el Ecuador, amanece y anochece todo el año a la misma hora. En el techo del hall, un gran ventilador y la decoración ya nos anuncia que estamos en el auténtico corazón de Africa: huevos de avestruz, alfombras de zebra, mozos vestidos con los elegantes salacots  coloniales.

Una vez adjudicada la habitación en uno de los lodges, tienes la opción de ir andando hasta ella o ir en coche de golf.  Sin duda, merece la pena andar, por el camino nos encontraremos una familia de jirafas, 7 cebras o miles de baboons que tratan con empeño y sin mucho éxito de arrebartarnos lo que llevamos en las manos.

Las habitaciones son grandes y espaciosas y tienen un baño también colonial con ducha grande y bañera victoriana por separado. Las amenities de Cabtree&Evelyn.

Hay infinidad de actividades para hacer alrededor del hotel:

–          Visitar las Cataratas Victoria (mejor en Junio-Julio que llevan mucho agua)

–          Cenar a bordo de The Royal Livingstone Express (un tren de época que recorre la sabana de Zambia al atardecer mientras cenas con la música de Memorias de África de fondo)

–          Bañarte en la piscina del diablo (al borde de las Cataratas)

–          Sobrevolar en helicoptero las Catarataras – una experiencia única

–          Visitar el mercadillo de artesanías

–          Hacer un pequeño crucero de 3 horas a bordo del African Queen

–          Darte un relajante masaje en la orilla del rio Zambezee

–          Cenar en la Boma (recinto al aire libre alrededor de una hoguera)

–          Tomar el sol, bañarte en la piscina, leer

–          Cenar debajo del Monkey Tree a la luz de las velas

–          Visitar algún poblado de la zona y ver su forma de vida

–          Por supuesto, ir un dia a Chobe (Parque Nacional de Botswana) para hacer un safari por la mañana en 4×4 y por la tarde en barco ¡una experiencia inolvidable!

Lo mejor: el desayuno, la bañera victoriana, la biblioteca y zona de chimenea, todas las actividades que se pueden hacer, el ambiente africano colonial exquisito, la excursión a Chobe y el vuelo en helicóptero, la familia del cebras del jardín

Lo peor: la mala combinación de vuelos desde Johannesburgo y que a veces el gobierno de Zambia exige certificado de vacunación del a fiebre amarilla (yo jamás me he vacunado)

Hotel Les Jardins de la Villa – Paris

 

  

Querid@ Viajer@

Este lluvioso mes de abril, nos  trae de nuevo un hotel en Europa, en concreto en Paris, gran competidora de Praga.

Se trata del Hotel Les Jardins de la Villa, un pequeño hotel boutique situado en el barrio de Neuilly-sur-Seine, cerca del Arco del Triunfo y los Campos Eliseos.

El hotel se nota que está emplazado en un antiguo edificio pero con una remodelación inteligente, han conseguido un hotel muy acogedor. A su decoración, moderna pero sin estridencias, no le falta detalle. Desde las habitaciones en tonos fresa y chocolate hasta el área de desayunos, construida debajo de un lucernario, en tonos grises, plata y blancos. Las habitaciones más sencillas o individuales, no son especialmente grandes pero creo que hacia tiempo que no veía tantos pequeños detalles, de esos que nos gustan a las mujeres: cada noche en la mesilla, una cajita con chocolates de diferentes tipos: con leche y lavanda para relajarte, con ginseng para estar activo, negro puro para amantes del buen chocolate, un marca libros, un lápiz y un bloc de post-its muy ingenioso por colores y un check-list de las cosas que hay que hacer antes de acostarse: llamar a la familia, poner la alarma del reloj etc. ¡así nos conquistan! Además de cafetera de cápsulas para empezar bien el día. Una buena cama con esas sábanas “crispy” que dirían los anglosajones, un amplio armario con plancha para el traje de trabajo, un baño muy bien equipado y moderno con todos los pequeños detalles que te hacen los viajes más fáciles: gran espejo, secador de pelo potente y amenities de buena marca. El desayuno es sencillo y self-service, un camarero repone las bandejas

El hotel merece 5 estrellas, sin ninguna duda y supongo que con el tiempo le ascenderán. Los precios sí que son cinco estrellas, nadie dijo que Paris fuera barato, van desde los 245€ hasta los 465€ de la Junior Suite pero suelen tener ofertas especiales interesantes.

Delante del hotel, a escasos pasos, un par de braseries con una carta interesante y precios razonables.

Sin duda, un hotel más que recomendable para un fin de semana largo, una celebración especial de aniversario o simplemente por que sí.

Lo mejor de hotel: los detalles, la atención dedicada de la Directora, la localización y la decoración.

Lo peor del hotel: la sala de reuniones del sótano, sin luz natural, muy pequeña para trabajar unas 8 personas con portátiles, pantalla y proyector. Y sólo una pega, la bañera tiene un borde muy alto que hace difícil la entrada.

Les Jardins de la Villa

5, Rue Belidor

75017 Paris – Francia

http://www.jardinsdelavilla.com

Hotel Sax Vintage Design – Praga

Querid@ Viajero@:

Comienzo este blog dedicado a hoteles y lugares con estilo que he visitado a lo largo de los años. Hoteles y lugares que no siempre están en catálogos de Tour Operadores o en circuitos de agencias pero que son especiales por algo: por su ubicación, decoración, servicio, encanto. Son lugares que he visitado a lo largo de mis viajes personales o profesionales.

Comienzo con el Hotel Sax Vintage Design en Praga.  Localizado a las faldas del Castillo de Praga, en el barrio de Mala Strana. A 20 minutos andando la estación de metro del mismo nombre y a 5 minutos andando de Malostranaske Namesti donde se encuentran los tranvías que llevan al centro. Andando y en otros 20 minutos, se llega al Puente de Carlos, en 7 minutos, a la Iglesia del Niño Jesús de Praga y si lo que se quiere es ver las fantásticas vistas de la ciudad, nada como subir a la colina que está justo enfrente del hospital (detrás del hotel) y andar por el pequeño sendero para contemplar los verdes tejados de esta maravillosa ciudad.

El hotel está decorado en un estilo vintage de los años 70, en vivos y cítricos colores, formas redondeadas y arquitectura desigual. Tiene un lucernario en el centro del lobby principal que a su vez organiza los pasillos de las habitaciones. En la azotea, una pequeña terraza de acceso público que contempla el Castillo a la derecha y la colina que sube al Parque de la exposición de 1900 a la izquierda.

En la planta baja, un pequeño restaurante que sólo sirve desayunos y un pequeño tentempie a las 4 de la tarde: te con pastas, fruta, infusiones y zumos.

El servicio es excelente, hablan todos inglés y están siempre dispuestos a ayudar, sugiriendo los mejores sitios para cenar, pasear o tomar un aperitivo.

Los precios de las habitaciones son adecuados para un presupuesto medio de un viaje de 5 días. Suelen tener ofertas muy interesantes fuera de temporada.

Sin duda Praga es un buen destino para unas mini-vacaciones o puente largo. Hay quien dice que París queda desbancado en la lista de ciudades europeas con encanto por Praga.

Buen viaje!